¿Qué puede salir mal si no escojo la herramienta correcta?

¿QUÉ CONSECUENCIAS TE PUEDE TRAER ESCOGER MAL UNA HERRAMIENTA? 

Los accidentes más frecuentes en el trabajo se producen por una falta de cuidado o un uso indebido de las herramientas manuales, generalmente éstas se utilizan de forma individual ya que sólo requieren la fuerza humana. Las malas prácticas al momento de emplear las herramientas manuales constituyen una parte importante del número total de accidentes de trabajo y, en particular, los de carácter leve, ya que se utilizan en numerosas actividades laborales.

 

Sin embargo, las técnicas de prevención les restan importancia ya que se cree que las lesiones que producen son menores, así como por la influencia del factor humano, que es más difícil de abordar técnicamente. A continuación, te mostramos los errores más frecuentes al momento de escoger inadecuadamente una herramienta:

  • Golpes:

Para prevenir estos peligros, Mechanical World aconseja, entre otras cuestiones, adquirir martillos que se correspondan al trabajo que se vaya a hacer, como por ejemplo “un martillo de carpintero para colocar clavos”. Así mismo, insta a escoger adecuadamente los mangos y elegir un objeto cuyo frente sea más grande que la cabeza del cincel. Con esto se evita la posibilidad de que se salte de la superficie y se distribuye la fuerza del golpe sobre una mayor superficie.

 

 

  • Cortes:

Respecto a las herramientas manuales de cortes, como las sierras, las manos son los miembros más propensos a sufrir las consecuencias de una mala práctica o del mal estado del material. Como de costumbre, aconsejamos proteger las hojas afiladas y, a su vez, afilarlas para minimizar esfuerzos en el corte, otros consejos que pueden ser obvio son: coger correctamente el eslabón por el mango (con la mano que utiliza el guante de malla) mientras se afila, o trabajar con los puños en posición recta y con los codos cerca del cuerpo. Así mismo, los expertos animan a elegir herramientas que puedan ser usadas tanto por personas que trabajen con la mano derecha como con la izquierda.

 

 

 

 

  • Esparcimiento de partículas:

Las partículas provenientes de los objetos que se trabajan y/o de las mismas herramientas pueden provocar el ingreso de éstas hacia las vías nasales u oculares. Incluso afectar a terceros si es que no se sigue el proceso adecuado de tratamiento de estos desechos. Para empezar, es de suma importancia trabajar con EPP para el rostro y ojos a fin de que las partículas no penetren en nuestro organismo. Una recomendación para no acumular polvo (generalmente con los taladros) es adherir una bolsa con cinta de papel inmediatamente abajo del hueco que se hará, de esta forma reduciremos notablemente el esparcimiento de partículas en zonas aledañas.

 

 

  • Punzadas en las manos:

Esto debido a sujetar incorrectamente una pieza mientras se atornilla con un atornillador inadecuado, ya sea por dimensiones, o lo que es más común, utilizar una punta diferente a la cabeza del tornillo pensando que “sí le hace”, ya sea en tamaño o incluso forma. No debe sujetarse con las manos la pieza a trabajar sobre todo si es pequeña. En su lugar debe utilizarse un banco o superficie plana o sujetarla con un tornillo de banco. El destornillador debe ser del tamaño adecuado al del tornillo a manipular.

 

  • Caídas de escaleras de mano:

Una escalera de mano es un medio auxiliar que está presente en la mayoría de los trabajos que se van a hacer, sin embargo, también existen riesgos si se escoge de manera inadecuada. Uno de los problemas más comunes es la rotura de algún peldaño o montante debido a una mala calidad y elección de la escalera para la tarea que se va a destinar. Así mismo, es también necesario el uso de calzado antideslizante. Estudiar bien el área donde colocaremos la escalera, a fin de hacer la mejor elección al momento de adquirir una según el trabajo en el que la vamos a requerir.

 

 

Por último y quizás uno de los aspectos más importantes es revisar el buen estado de las herramientas. Siempre es necesario que compruebes que todos los componentes del utensilio a usar no tengan ninguna deficiencia, ya que un mango astillado o una herramienta de corte mal afilada puede amenazar no solo el buen desarrollo de tus tareas sino también poner en peligro tu integridad.  Para conservar tus herramientas manuales en buen estado te recomendamos realizar un mantenimiento periódico y hacer un almacenamiento correcto de las mismas.

Encuentra todas nuestras herramientas con hasta 12 cuotas sin intereses aquí 

Para pedir una herramienta en específico o obtener un precio mejor que el precio de mayorista, contáctanos aquí:

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *